22 febrero 2006

 

Mariano ¿Por qué te metes dónde no te llaman?¿Manipulación o casualidad?

Lo ocurrido el pasado día 16 de febrero cuando unos cuantos españoles sintonizábamos el grandilocuente informativo de La 2, por cierto, desde que lo dejó de presentar Lorenzo Milá deja mucho que desear, nos trae a la mente muchos adjetivos que mejor deberíamos de eludir o en mayor medida calificar para públicos mayores de 18 años, pero como este blog nació con la firme proposición de atender a las expectativas informativas de todos los públicos, altos/as y bajos/as, gordos/as y flacos/as, rubios/as y morenos/as o cualquiera que sea su edad o rango de madurez, mejor nos los ahorramos. De todas formas, y a pesar de este arranque de autocensura pseudo-comunicativa necesario para preservar la buena imagen del blog, cabe destacar ciertos aspectos relacionados con la noticia aparecida en el informativo de La 2. Comencemos por el principio que no es otro que la noticia. No sabemos si fue un becario, y si no lo fue seguramente le echarían las culpas, pero alguien metió la pata durante al emisión del informativo. Un plano de Mariano Rajoy y Ángel Acebes aparecía entre unas imágenes pertenecientes a una noticia sobre las nuevas torturas en Abú-Ghraib. Al más puro estilo “Vota PSOE” durante el gol del Buitre en México 86, Mariano Rajoy, se “colaba”, y nunca mejor dicho, entre los telespectadores de La 2. ¿Con premeditación? Nunca se sabrá. Seguro que muchos ya habréis visto el video, pero por si todavía quedan rezagados aquí tenemos las imágenes de la discordia.

El Portavoz del Partido popular no ha tardado en alzar la voz en nombre de la oposición para anunciar que se pedirán las dimisiones correspondientes por la emisión de las imágenes. Por su parte, los responsables de TVE y del informativo de La 2 han pedido disculpas por lo que han denominado como un “error técnico” que llevo a la inserción de la imagen del líder del PP en la noticia sobre la cárcel iraquí. Algunos ya hablan de conspiración contra la oposición. TVE asevera que la imagen de Rajoy en el Congreso procedía de un vídeo que se emitió posteriormente y que, por una lamentable equivocación humana, se coló durante unos segundos cuando estaba finalizando la noticia de Irak, algo que por qué no puede haber sucedido, aunque la verdad, el tema en cuestión canta.
Según profesionales encargados de la edición de informativos, el fallo producido es algo normal. “Todo aquel que haya estado en un control de informativos sabe perfectamente cómo se producen estos errores en la mesa del mezclador. En las colas se colaría una imagen de otra cinta al darle el mezclador al botón equivocado por error” explica José Antonio Martínez Soler, director general de 20 Minutos que fue también director de los telediarios de TVE durante los años 1985-1986 y 1993-1995. Martínez Soler continúa diciendo que “ocurre más a menudo de lo que parece, pero en esta ocasión el fallo ha sido realmente llamativo ya que ha hecho coincidir la imagen de Rajoy con las de las torturas de Irak. Es completamente imposible hacerlo a propósito” y además concluye diciendo que “lo ocurrido se debe a un típico fallo humano, imposible de controlar y de prever. A mí me pasó más de una vez”. Desde luego entendemos con estas declaraciones porque José Antonio Martínez Soler no continúa trabajando de director de los telediarios de TVE si “más de una vez le pasó”.

Los periódicos también se han hecho eco del suceso. Así los dos periódicos más importantes a nivel nAparición del malentenido en las páginas de El Paísacional, El Mundo y El País, destacan en sus páginas la aparición estelar de Rajoy. Y es que broma a parte, el tema trae cola. ¿Hablamos de un suceso ajeno a la televisión pública o se trata de encubrir una maniobra política intencionadamente sospechosa? El PP ya ha solicitado la dimisión de Caffarel y no es ara menos, sea cual sea el color político del afectado o del beneficiado, porque no podemos dejar en entredicho el papel del periodismo. Nadie debe someter la verdad a la manipulación y muy señores míos, interesadamente o sin propósito alguno, las imágenes de Rajoy configuran una oda a la manipulación de contenidos informativos. La televisión, el cine, la radio, la prensa o las revistas han experimentado un vertiginoso avance y crecimiento en las últimas décadas, y una de las razones que lo han impulsado es la enorme influencia que tienen eAparición del malentenido en las páginas de El Mundostos medios de comunicación en las personas. En los países con regímenes políticos autoritarios, el primer objetivo político es controlar los medios de comunicación. Claro está que hablamos de regímenes autoritarios, España por el momento no lo es todavía, por eso imágenes como estas nos sorprenden (siempre y cuando estén realizadas con premeditación). El que controla los medios de comunicación controla la sociedad. Es indudable la influencia y el poder que ejercen los medios de comunicación; y es indudable también que muchos utilizan precisamente ese poder como medio transmisor de sus ideas. En esto consiste la manipulación de los medios de comunicación, una influencia indirecta, sutil, que pretende transformar al hombre sin atacar directamente su voluntad o su libertad.


Comments:
"Los responsables de TVE y del informativo de La 2 han pedido disculpas por lo que han denominado como un “error técnico” que llevo a la inserción de la imagen del líder del PP en la noticia sobre la cárcel iraquí. Algunos ya hablan de conspiración contra la oposición".
Yo también creo que es un error técnico. Casualmente, ha ocurrido con el líder de la oposición, pero bueno!!!

Por cierto, bienvenido a la BLOGOSFERA!!Me gusta tu blog. Es interesante y veo que crece por días. Me alegro porque es original y los temas son curiosos. Sigue así!!!
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Google Maps
Estadisticas web
abastodenoticias.com, Contenido para tu web
Mensajes cortos
Búsqueda rápida
Música para desconectar...



Powered by Castpost  Bitacoras.com Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.